¿SERÁ QUE TU OBRA LE GUSTA A MUY POCOS?

 

He perdido ya la cuenta del número de obras que he visto desde 2009 que comencé a ver teatro con mucha frecuencia. Más de ochenta sí he visto. Desde jóvenes creadores que comienzan su carrera en el teatro hasta profesionales con trayectoria teatral. Con proyectos hechos con sus propios recursos o gracias al apoyo de FONCA, EFITEATRO o alianzas clave. De ambos lados he visto salas al cincuenta porciento del aforo o menos.

 

De todas las obras que he podido ver sólo he conocido los números de taquilla de aquellas a las que pude apoyar en la difusión de sus temporadas, y es desde ahí que genero la experiencia que comparto ahora. Encuentro tres patrones: cuando no se es constante en la difusión las ventas de boletos comienzan a bajar. Por otro lado, las compañías que sólo centran su difusión en estrategias como carteles, flyers y redes sociales pero no tienen un responsables de difusión o de prensa, también tienen pocas ventas. Y por último, las compañías de los estados o internacionales al ser poco conocidas, si no saben elegir un teatro con estrategias de difusión claras y constantes así como detectar, comunicar y destacar lo que tienen de interesante o valioso difícilmente podrán tener más del 30% del aforo del teatro donde se presenten.

 

A simple vista parecería que se requiere difusión para ayudar a generar ventas, sin embargo, hay que considerar las acciones decididas por el o los responsables de la difusión, el momento en que iniciaron la difusión de la temporada, los medios que eligieron para darse a conocer e incluso, si la persona o personas elegidas para hacerse cargo de la difusión tienen experiencia en comunicación o relaciones públicas o son profesionales del teatro sin experiencia en comunicación o mercadotécnica haciendo la difusión, además de si la persona responsable de la difusión conoce cómo funciona el medio teatral o no. Incluso analizar las decisiones que se tomaron con el mucho o poco recurso que se tenía destinado a la difusión, así como las acciones de difusión hechas por el teatro o espacio en el que se tuvo la temporada.

 

Mi intuición me dice que las ocasiones en que la obra puede gustarle a muy pocos será porque el tema de la obra está enfocado a gente de teatro, o son temas de los que las personas ya no quieren escuchar más, es una puesta en escena mal ejecutada o bien porque no se supo comunicar lo que es la obra. Imagina que la obra habla de un personaje que, en flashback, recuerda cómo conoció a su mujer, pero al leer la sinopsis se interpreta que es un trío amoroso. Ahí, justo en ese momento, es que alguien decide ir a ver otra obra, una que hable de los temas que le interesan. Te invito a reflexionar sobre esta pregunta: ¿cómo estás comunicando sobre el tema de la obra para interesar al público que quieres?

 

Finalmente, sería muy enriquecedor si teatros y compañías hicieran un análisis de sus ventas a lo largo de cada año para darse cuenta de cómo la programación influye en los ingresos generados de taquilla o conocer dónde podrían mejorar sus estrategias de difusión y posicionamiento. Hacer ese análisis podría dar pistas de los intereses de los públicos en cada teatro o si el público ha cambiado.

 

 

 

JOHANA TRUJILLO

Johana.trujillo@distritoteatral.mx

 

Apasionada por mejorar el entorno conociendo y entendiendo lo que inquieta a los clientes. Con 9 años de experiencia en proyectos de identidad gráfica y editorial y 7 años en la comunicación y marketing de las artes. Esta diseñadora gráfica ayuda a sus clientes a llegar a más audiencia y que más personas conozcan sus puestas en escena mediante diseño gráfico y estrategías de comunicación que hablan mostrando su valor a las personas adecuadas. Tiene una comunidad interesada en ir al teatro: Distrito Teatral. Hoy quiere crear nueva audiencia para los eventos culturales en www.salasllenas.mx. Conoce su trabajo gráfico aquí

You may also like

Dejar Comentario