Salas vacías ¿quiénes pueden cambiarlo?

La cultura y la educación son una vía por la que se comparte una determinada forma de pensar y ver el mundo. Una de las cualidades que veo en el teatro y el cine es lo que comentaba Boris Schoemann en el Primer Coloquio de Teatro en 2018: son herramientas “para el desarrollo intelectual, creativo de una nación y de crear una identidad cultural”. Abren caminos de reflexión y diálogo con los espectadores cuando se tiene la intención de ofrecer una experiencia significativa de aprendizaje. Es desde ahí que se crea su capacidad para transformar la consciencia de la gente. Sin embargo, aunque es un derecho es un gusto adquirido, uno que se inculta en la infancia, desde casa o en las escuelas, al construir un criterio, un conocimiento que le de mayor disfrute del teatro y del cine.


PARA VER GENTE EN LAS SALAS


A toda la gente de teatro con las que he podido colaborar a lo largo de estos diez años les une un mismo deseo: ver gente en las salas. Mas para tener espectadores que regresen, no es sólo llegar a ellos, sino convivir con ellos. Por tanto, si se quiere lograr ver gente en las funciones se puede empezar por buscar estrategias que incidan en tres áreas:

  1. Recibir estímulos en la infancia para asistir a estos eventos tanto en el hogar como en la escuela.
  2. El uso de internet, redes sociales, televisión, recomendación y carteles para enterarse de algún evento cultural.
  3. Fomentar experiencias significativas de aprendizaje, entretenimiento o catarsis personal a través del teatro, el cine, la música…

Cuando se encuentran espectáculos que se disfrutan, provocan una catarsis personal, entretienen o se aprende algo nuevo se compran boletos, se buscan descuentos o se participa para ganar cortesías por lo que aumentan los asistentes o los ingresos del teatro y la productora teatral.

Y el que se quiera ir a ver un espectáculos sucede porque recibieron estímulos en la infancia para asistir a estos eventos en su casa o en las escuela como lo evidencia MODECUL 2019 realizada por INEGI donde indica que “de la población de 18 y más años de edad que asistió a eventos culturales seleccionados, 60.3% recibió estímulos en la infancia para asistir a estos eventos tanto en el hogar como en la escuela” y también porque tienen una educación universitaría como lo evidencia MODECUL donde se observa que “la población sin educación básica terminada es la que menos asiste a eventos culturales.”

El uso de internet, redes sociales, televisión, recomendación y carteles para enterarse de algún evento cultural cae en la cancha de las estrategias de difusión y promoción. Una estrategia de formación y desarrollo de públicos incidirá en generar estímulos en la infancia, tanto en casa como en la escuela así como en experiencias significativas de aprendizaje, entretenimiento o catarsis personal a través del teatro, el cine, la música…

Garantizar una adecuada difusión, promoción y desarrollo de públicos sucede porque existe un repertorio y una presencia constante por parte de la compañía así como una programación constante de eventos culturales en los recintos lo cual ocasiona un público interesado en dichos eventos. A la par, se garantiza si tanto recintos como compañías de artes escénicas tienen un equipo responsable de la comunicación y de la mediación con públicos.


QUIENES PUEDEN TOMAR CARTAS EN EL ASUNTO


Por tanto, quienes pueden cambiar la problemática de ausencia de público en las salas son:

  1. La compañía que gestiona funciones con recintos, informa a su equipo de difusión de las temporadas confirmadas y toma decisiones sobre su posicionamiento y comunicación. Esto con el propósito de dar continuidad al proyecto que tienen como compañía.  
  2. El área de comunicación o difusión de las compañías de artes escénicas que definen las estrategias y presupuestos, administran todos los canales por los que las personas se pueden enterar de la cartelera; así mismo mantienen una relación con la prensa con el fin de posicionar y visibilizar a la compañía, su trabajo y sus proyectos.
  3. El recinto que gestiona temporadas con las compañías manteniendo una programación constante.
  4. El equipo de difusión del recinto que define las estrategias y difunde las actividades programadas con el objetivo de posicionarse y visibilizar la programación.
  5. Los distintos públicos que asisten a los eventos que producen las compañías o los mismos espacios culturales al tener algo de tiempo para el ocio.

Además todos estos (creadores, recintos y público) comparten la responsabilidad de desarrollar ese gusto y criterio que le de mayor disfrute de las experiencias artísticas para incitar a nuevas  generaciones a visitar, preguntar, criticar y vivir la cultura, el teatro y el cine, desde nuevas visiones y propuestas.


JOHANA TRUJILLO

Diseñadora gráfica por la Universidad Simón Bolívar con Maestría en Innovación Educativa para la Sostenibilidad por la Universidad del Medio Ambiente. Desde 2009 soy diseñadora gráfica freelance. Soy curiosa y preguntona por naturaleza. Indago a profundidad en lo que llama mi atención y mi capacidad de organización me permite hacer varias cosas a la vez. Me apasiona mejorar los procesos, el servicio al cliente, escuchar las inquietudes de las personas y entender las problemáticas que llaman mi atención. En 2012 inicié distritoteatral.mx para despertar el interés por ir al teatro. Investigo cómo incrementar el interés por eventos culturales en salasllenas.mx

 

You may also like

Dejar Comentario